Acaba una etapa y empieza otra nueva

En el mes de diciembre finaliza el periodo de gobierno socialista en el Gobierno Vasco. Desde mi experiencia y contacto con la realidad turística, creo que el sector turístico de Euskadi ha avanzado en estos últimos 44 meses.

Los primeros cambios no parecieron ser los más alentadores: Además de la llegada de nuevos responsables, en su mayor parte con poco conocimiento de la realidad del sector, la actividad comenzaba con la sustitución rápida de marca, respondiendo más un efecto estético de ruptura con lo anterior que a una decisión basada en una necesidad estratégica.

Tardó en visibilizarse casi un año hasta que empezamos a ver los pilares de trabajo a través de Plan de Competitividad e Innovación del Turismo Vasco 2010-2013. Desde mi punto de vista este plan y la dinámica de trabajo surgida a través del mismo ha sido un instrumento que ha permitido un trabajo planificado y un esfuerzo racional hacia la consecución de unos objetivos en distintos frentes: ordenación del sector, políticas de calidad, definición de productos y marcas… Desde fuera tengo la sensación de que incluso han sido muchos los frentes abiertos y que quizás haya desperdigado los esfuerzos.

Una de las mayores carencias que se perciben desde el sector es que no se ha trabajado adecuadamente la promoción y comercialización del destino y de sus productos. La labor se ha centrado en el desarrollo de una política de productos llamados experiencias (en muchos casos parecidos productos pero con otro nombre), que han sido desarrollados en su mayor parte por los entes comarcales y con una lógica de lograr subvención, dejando de lado su componente mercantil. En algunas acciones de promoción desarrolladas era difícil comprender la rentabilidad de las mismas.

Para las empresas receptivas esta legislatura ha sido la de la definitiva regulación normativa de nuestro sector después de un periodo de traspaso de competencia inconcluso. Una buena noticia.  Los receptivos hemos notado un mayor contacto e interacción, pero entendiéndolo siempre desde una relación de subordinación más que de cooperación.

Ahora comienza una etapa marcada por la crisis y la disminución de recursos en la administración pública. Aprovechar lo realizado hasta ahora, una mayor cooperación con el sector privado y una coordinación entre los diferentes niveles de la administración turística será necesario si queremos seguir dando pasos como destino y como sector productivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s