El reconocimiento del esfuerzo

El jueves se otorgaron por primera vez las distinciones más valiosas de la restauración, las estrellas Michelín, en el Museo Guggenheim de Bilbao. Más allá del reconocimiento que supone para Bilbao que el evento se haya celebrado en la ciudad, y para Euskadi las numerosas estrellas recibidas (19 en total) que hablan del valor de nuestra cocina, me quedo con la lección que estos premios suelen tener: el reconocimiento del esfuerzo.

Nuestros cocineros se han convertido en un referente de saber hacer, pero sobre todo de la cultura del trabajo, y de la pasión por las cosas bien hechas. Valgan estas declaraciones de Martín Berasategi en el periódico Deia del 22/11/13 para resumir la fuerza de ese valor:

‘Goseak egingo baduk, jango duk ogia…’ ¿Qué quiere transmitir al cliente con la frase grabada en la entrada de su restaurante?

Es un viejo dicho que siempre figuraba en la entrada de los caseríos. Viene a decir que si trabajas nunca te va a faltar pan, nunca vas a pasar hambre. El mejor plato es ganas de trabajar y de hacer feliz a la gente. Tener la conciencia tranquila por haberlo dado todo, te da asimismo la seguridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s